JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

LAS CHICAS CON APLASTANTE VICTORIA Y LOS VARONES PERDIERON

Los muchachos no pudieron contra el poderoso equipo de Vietnam. De hecho, sabíamos anticipadamente que el match era difícil. En los cuatro tableros teníamos ratings inferiores, y esta vez no se pudo engañar a los números.

La primera partida en terminar fue la del GMI Neuris Delgado (2602), que consiguió el empate del honor en el segundo tablero contra el GMI Ngoc Nguyen (2634). Neuris planteó con negras una defensa Nimzoindia con la que neutralizó la ventaja de la salida de su rival, quien decidió no correr riesgos y en la movida 19 repitió jugadas para declarar el empate.

La segunda partida en terminar fue la del GM José Cubas (2455), que tuvo que resignar su rey contra el MI Duc Nguyen (2501). Cubitas planteó con blancas una apertura Escocesa y emergió de la apertura con su esquema de peones dañado, y ahí apareció la mano dura de su rival quien fue ganando terreno sin pausas, a pesar de la encarnizada defensa de nuestro representante quien se rindió en la movida 39 luego de porfiada defensa.

Luego cayó Matías Latorre (2227) contra Huynh Nguyen (2507). Con negras, Mati se había preparado contra un esquema que su rival suele jugar, pero este, como si lo supiese, cambió el libreto. En las escaramuzas iniciales Mati perdió un peón, pero no perdió el equilibrio y parecía que podia formar una fortaleza. De nuevo apareció la mano dura de los vietnamitas. Su rival, con hábiles maniobras fue ablandando la posición del nuestro, y luego, gracias al sacrificio de una pieza por algunos peones, consiguió varios peones sueltos en diversas partes del tablero. Cuando Mati se ocupaba de uno, se ponía en movimiento otro y así sucesivamente. A pesar de su denuedo, finalmente tuvo que inclinar su rey en la movida 52.

La última partida en terminar fue la del primer tablero, donde jugaba nuestro buque insiguina Axel Bachmann (2644), quien también cayó. Se rindió en 75 movidas ante Quang Le (2710). Axel terminó bien la apertura y la posición fue mas bien equilibrada por mucho tiempo. Posiblemente si quedaba de brazos cruzados la partida era tablas, pero al ver caer a sus compañeros probablemente quiso descontar el marcador y buscó un resquicio para buscar el triunfo. Pero el resultado fue inverso. Su rival sacó ventaja y otra vez apareció la precisión vietnamita en los remates.

Cualquier derrota duele, pero la de hoy no es el fin del mundo. Paraguay cayó ante una potencia y estamos seguros que mañana (en este momento todavía no sabemos contra quien jugamos), otra va ser la historia. /especial del Ing. Julio César Ingolotti desde Noruega / hf.
 

FUENTE
 

Go to top