JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

LA DAMA DEL AJEDREZ

Ella es la dama del ajedrez, la que domina el tablero en el que cabalga al mando de caballos blancos y negros para llegar a la más alta torre, acompañada de alfiles y peones hasta llegar al casillero del rey para darle un jaque mate, ganar la partida y ser siempre la mejor. Y lo es, porque Martha Fierro, es desde 1994 hasta la actualidad, en forma consecutiva, la número uno del ranking femenino del Ecuador, lo que la catapulta como la mejor ajedrecista ecuatoriana de todos los tiempos. Deportista, mujer, hija, madre es en el mundo del deporte ciencia una reina completa que reina como deportista, entrenadora y dirigente, además de brindar su aporte a la sociedad desde la función pública en la que ha sido Coordinadora Zonal del Ministerio del Deporte y en la función diplomática, siendo en la actualidad, Cónsul de Ecuador en Génova, Italia, donde reside desde el 20017. Completa. No le falta ninguna pieza en su tablero.

Martha Lorena Fierro Baquero, nacida en Kingston, Rohde Island, Estados Unidos, el 6 de septiembre de 1977,  la segunda hija del matrimonio formado por el ingeniero oceánico y catedrático universitario, Miguel Ángel Fierro Samaniego y la ama de casa Martha Cecilia Baquero Hidalgo, madre de Isabelle, es una mujer realizada y feliz que ha sabido desempeñarse en varios campos con eficiencia y honestidad. “Principios que heredé de mis padres que me inculcaron siempre el amor por la educación, el deporte  y el buen comportamiento. Yo he llevado una vida errante y soy una mezcla de procedencias, mi papá es de Chambo, mi mamá de Riobamba, yo nací en Estados Unidos, pero mi tierra es Ecuador y mi ciudad Guayaquil, a la que llegué a menos de cumplir un año de nacida. Soy del barrio La Atarazana. Nací allá porque ese año (1977) mi padre con mi mamá y mi hermano Miguel,, se trasladaron a Estados Unidos, pues mi papá  fue a estudiar un masterado en Ingeniería Oceánica. Terminado sus estudios, volvimos al país y estuvimos aquí hasta que estuve en primer grado de la escuela Moderna, luego volvimos a Kingston, otra vez por estudios de mi papá y allá hice segundo y tercer grado en la escuela Peace Dale, luego volví a la Moderna a terminar la primaria y parte de la secundaria, pues nuevamente nos trasladamos a Estados Unidos, pero ésta a vez a Nueva York y allá estudié en el Bryan High School. Fue allá donde empecé a jugar mis primeros torneos internacionales”.

Martha, es una persona simpática, de palabra fácil, serena a la que no le cuesta autodefinirse. “¿Cómo soy yo? Me considero una persona tranquila, paciente, tratando siempre de ser objetiva, claro que cuando veo una cosa injusta, eso sí  me molesta bastante. La injusticia es una cosa de las que más me molesta. Tengo gratos recuerdos de mi infancia. Tengo un hermano mayor que tiene tres años más que yo y una menor que tiene once años. Con mi hermano nos divertíamos muchos, él jugaba fútbol con sus amigos y yo me metía y  jugaba con ellos, también jugaba pinpón. Me encantó siempre el deporte, la natación y el tenis sobre todo. Por eso mis hobbies están en el deporte. Me encanta nadar, me encanta ir a los partidos de fútbol, de tenis”.

Fuera de los tableros en los que ella es la dama, tiene una reina, su hija Isabelle, de cinco años, nacida en Italia, en mayo de 2014, que es su adoración. “Es lo más hermoso que me ha pasado, no hay comparación con nada y se me hace difícil encontrar una palabra para describirlo. Es lo más importante de mi vida sin duda alguna, es una etapa diferente y muy alegre en todo sentido, También me salió deportista, le encanta jugar fútbol, la natación, el taekwondo y por supuesto el ajedrez y ya lo juega. Siempre me acompaña a los torneos internacionales y cuando me acompañó, gané. Isabelle decidirá. Yo la apoyo en lo que a ella le gusta. También es aficionada a la música y desde hace un año está tomando clases de piano. Habla tres idiomas, porque yo le hablo solo español, en la escuela que va le hablan en inglés y al vivir en Italia, obvio, el italiano. Nos gusta ir a los estadios. Aquí vamos al estadio a ver los partidos que se juegan en Génova, en Milán y en Torino (Turín) y vemos la Sampdoria en la que tenemos de amigos a los jugadores porque son padres de familia de los compañeritos de ella. Mi hija es definitivamente mi vida”, dice Martha quien recuerda una anécdota de ella antes de que nazca, pues le tocó competir en un torneo en estado de gestación. “Competí hasta una semana antes de dar a luz. A mi hija ya le puse la camiseta de la selección de Ecuador durante la Copa del Mundo. Ella va a representar al país cuando empiece a jugar profesionalmente”.

La ajedrecista

Martha desde pequeña siempre fue una amante del deporte, lo cual obviamente y por cuestión de lógica, derivó en que sea deportista, pero paradójicamente no fue el ajedrez lo que la cautivó al inicio, sino que con edad escolar se inclinó por la gimnasia olímpica, el tenis y la natación en la que fue parte del equipo de la Academia Bajaña de Guayaquil, en la que destacó en su especialidad: el estilo mariposa  y a pesar que su padre le enseñó a jugar ajedrez, el deporte ciencia no la atraía, es más al inicio no le hacía ninguna gracia porque era una imposición de su madre, quien confiesa ser una ajedrecista frustrada, quien quiso que su hija lo sea y la inscribió en la escuela de la Federación Deportiva del Guayas, porque la corazonada de madre y la convicción de ver aptitudes en su hija, le hizo creer que en ese deporte destacaría y triunfaría, legando a ser una estrella. Y no se equivocó. Su instinto y su visión le dieron la razón. Martha llegó a ser figura con una cantidad de títulos impresionante: campeona provincial, nacional, bolivariana, sudamericana, panamericana, de abiertos internacionales, habiendo competido en doce Olimpiadas de Ajedrez (1994, 1996, 1998, 2000, 2002, 2004, 2006, 2008, 2010, 2012, 2016 y 2018), con dos medallas de plata a su haber: Olimpiada Mundial de Armenia 1996 y Dresde, Alemania 2008, año en que además, junto al también, gran maestro de ajedrez ecuatoriano, Carlos Matamoros, obtuvo la medalla de oro en los Juegos Mundiales de la Mente realizado en Beijing, China. Actualmente es gran maestra internacional del ajedrez, dignidad que la logró en 2015 con apenas 18 años de edad y también posee el título de entrenadora FIDE (Federación Internacional de ajedrez por sus siglas en francés).

El ajedrez lo empecé en 1991, comencé en el torneo novatos que realizaba Diario El Universo. Al comienzo no me gustaba mucho. Mi papá me enseñó a jugar, pero casi como imposición, mi mamá me llevó a la escuela de ajedrez de la Fedeguayas en Hurtado y Mascote. La verdad que no me gustaba, pero me llevaron, porque un profesor decía que tenía bastante talento para el ajedrez. Al año después de conocerlo y vivirlo, me empezó a gustar muchísimo y me llevaban a Estados Unidos para que haga parte del colegio allá y parte en Ecuador. Allá  tenía la posibilidad de jugar eventos de ajedrez internacional como en New York Cup que fue mi primer torneo internacional que lo jugué cuando tenía 14 años, siendo la única mujer en participar, lo cual llamó mucho la atención y me convirtió en una participante especial,  entonces ya con ese roce, jugar ajedrez fue una realidad diferente. Me acuerdo que en el primer New York Cup estaba tan impresionada, porque había tantos jugadores de tantos países y yo era la única mujer y ecuatoriana. Era una cosa particular. Algunos jugadores venían a ver mis partidas a ver como jugaba, terminada la partida, analizaban mi juego para ver mis errores, mis buena jugadas y eso fue lindo porque siempre me apoyaron jugadores con gran experiencia, porque veían que no tenía entrenador, yo no tenía recursos para tener uno y vieron a una joven con mucha ganas de aprender y de superarme. Comencé a crecer ajedrecística gracias a los torneos que jugaba y a toda esta pequeña experiencia de lo que aprendía de mis oponentes, de los ajedrecistas que me ayudaban. Al inicio recibí también apoyo de la empresa privada”.

Ayuda que sirvió para consolidar una carrera extraordinaria al punto de convertirla en la mejor ajedrecista ecuatoriana de todos los tiempos, en la que ha tenido triunfos de doble mérito, como el obtenido en su segunda presea de plata en la Olimpiada en la que no tuvo entrenador, lo que implica doble esfuerzo y en la que ha tenido épocas sensacionales como la de 2008 en que fue vicecampeona mundial, detrás de la tablerista, Maia Chiburdanidze, de Georgia, en la que terminó invicta tras lograr siete victorias y un empate, con lo que completó  7,5 puntos e igualó con la china Yifan Hou, a quien superó al tener el mejor promedio por la cantidad de partidas disputadas y los triunfos acumulados.

“Mi triunfo más importante, considero que fue el campeonato mundial que ganamos junto a Carlos Matamoros, representando a Ecuador en 2008 en Beijing, China, en el Torneo Mundial Juegos de la Mente. Fue un orgullo porque fue la única medalla de un país latinoamericano, en un certamen en que participaban los mejores jugadores de todo el mundo. También son de importancia los cinco campeonatos panamericanos que gané a nivel juvenil, el uno que gané a nivel de mayores, el  título de Gran Maestra 1997 y  el Circuito Mundial Gran Prix que jugué durante dos años del 2010 al 2012, en el que participaban las doce mejores jugadores del mundo y todas eran o habían sido campeonas mundiales. Y lo más importante las dos medallas de plata en la Olimpiada de Ajedrez en que participé como primer tablero de Ecuador, jugado contra las primeros tableros de otros países. La una fue en Yereván, capital de Armenia en 1996 y la otra en Dresde, Alemania en 2008. Esta fue muy emotiva, porque en el podio se subieron junto a mí, dos leyendas del ajedrez mundial, la campeona mundial de ese entonces Yifan Hou de China y una excampeona mundial que dominó el ajedrez femenino por muchos años Maya Chiburdanizde de Georgia, que fueron a felicitarme. Para que vea la dimensión de ellas, las dos junto con Judith Polgar de Hungría son las únicas mujeres que han ocupado un puesto entre los 100 jugadores masculinos, es decir ellas juegan en torneos de hombres”

Martha, ha tenido muy buenas partidas, pero ella recuerda una muy especial: “He tenido muchas partidas duras, pero la más fuerte fue contra Maia Chiburdanidze, de Georgia, excampeona mundial. Le gané a una leyenda viviente en 2009. Otra fue en 2018, en la última ronda del torneo Ladies Open, en el que intervinieron 126 jugadoras de 33 países, me enfrenté con la maestra internacional húngara Anna Rudolf, varias veces campeona europea infantil y juvenil. Jugué con las negras y empleé un sistema nuevo de la Siciliana y gané después de casi 5 horas de juego”,

Esta participación trajo otra anécdota para Martha quien vivió el certamen desde dos ámbitos como dirigente de la Fide y como deportista, representando a Ecuador en el equipo femenino. “Mi participación en esa Olimpiada fue todo un drama, muy acontecida en que me pasó de todo. Antes de ir al torneo decidí ir unos días a Amsterdan, donde se estaba jugando un torneo de grandes maestros, como parte de mi preparación, viendo las partidas y jugando partidas amistosas con rivales locales fuertes y también con grandes maestros y recuerdo que iba a ir, y me adelanté también porque allá iba a ir mi mamá que siempre me acompañaba a los torneos. Estuve una semana por allá y después se canceló el viaje de mi mamá. Y me quedé esperando el día del vuelo de tránsito a Moscú y luego a Amsterdan. Pero me había quedado corta de dinero porque justamente esperaba que mi mamá llegara y tenía justamente 20 florines (EQUIVALE que era lo que valía el tren que tenía que tomar desde donde yo estaba hacia el aeropuerto. El tren salía muy tempranito a las cuatro de la mañana, cuando llegué a la estación, no había nadie, solo había una máquina que estaba en holandés y yo no entendía nada, así que aplasté todos los botones, hasta que me salió el ticket de costo de 20 florines. El momento que llegó el tren, me subí y de pronto llegó la persona que controla los pasajes y ese momento al ver mi ticket me dice que ese boleto que había comprado era para ir en otra dirección y me pidió que me baje. Yo le decía que no, porque debía llegar al aeropuerto y que no tenía un centavo más. Me dijo no importa te tienes que bajar porque no es mi culpa que no sepas holandés. Por suerte, una señora que estaba escuchando todo, dijo yo le pago a la joven. Si me bajan del tren no hubiera llegado a tiempo al torneo, así que adiós medalla. Pero esa historia no se acaba allí porque llegó al aeropuerto y viajo a Moscú, cuando estoy allí, estoy justo saliendo del vuelo de KLM, cuando escucho por los parlantes que me estaban llamando, llego al counter y me piden la visa, yo les digo ¿visa?: yo no necesito visa, yo estoy de tránsito en Moscú y me dicen: no, si necesita porque tiene que salir del aeropuerto a otro aeropuerto. Bueno, si no tiene visa tiene que regresarse, y yo digo como regresarme, si no tengo dinero, no tengo pasaje, ni nada para regresarme. Entonces me dicen le vamos a dar unas horas para que trate de resolver. Necesitaba una invitación de la Olimpiada dirigida a mí. En esa época, no se ahora, había en el aeropuerto un lugar que emitía visas de tránsito pero necesitaba esa invitación. Yo tenía el teléfono de los organizadores pero no tenía una tarjeta de crédito para llamar a los organizadores desde un teléfono público porque en el aeropuerto no me quisieron prestar el teléfono. Recorrí el aeropuerto, sin saber que hacer hasta que me encontré un compañero periodista y ajedrecista que estaba en mi misma situación, él tampoco tenía tarjeta de crédito, fuimos al teléfono y estaba hablando un señor en inglés y cuando terminé le dije, por favor présteme su tarjeta yo le pago, en verdad quien iba a pagar era mi compañero porque yo no tenía dinero. El señor dio, tranquil. Llame no más y no me tiene que pagar nada. Llamamos a la Organización y enviaron por fax el documento al consulado de Moscú y nos emitieron la vis de tránsito. Así viajamos a Armenia, y ya estaba allí el equipo ecuatoriano y ya allí ya tenía recursos, pues me había mandado mi familia con el equipo. Pero hay más porque durante el evento, eran las elecciones a presidente de la República de Armenia y hubo una complicación y quisieron hacer un golpe de estado. Me acuerdo que uno de los días durante el torneo se cerraron todos los hoteles y no nos permitieron salir porque estaban ciudadanos manifestando afuera. Así que fue todo una aventura, ese torneo.”

Entre 2008 y 2014 tuvo otra época de oro, cuando tras una secuencia de torneos en Europa la llevaron a sumar la cantidad necesaria de puntos que la ubicaron en la cima del ajedrez de los países de habla hispana, siendo la primera del Top 5 del escalafón femenino de Iberoamérica con 2 375 puntos, superando a las ex número uno Carolina Luján (Argentina) con 2 365 que fue segunda y Maritza Arribas (Cuba) con 2 348, que fue tercera, luego le siguieron, Claudia Amura (Argentina) cuarta con 2 345 y Sabrina Vega (España) quinta con 312. Otro de sus grandes triunfos fue en febrero de 2014, en Francia, el torneo Cappelle La Grand, en el que participaron 500 jugadores de 120 países, 120 de ellos Grandes Maestros Internacionales. Luego de enfrentar a seis de ellos, a dos Maestros Internacionales y un Maestro, terminó invicta con 5,5 puntos de nueve posibles.

Pero no todo es alegría, para Martha en el ajedrez, que lamenta la falta de apoyo. “Todos mis gastos de entrenamiento y campeonatos los cubro yo, ya que no recibo apoyo de ninguna entidad deportiva o del Gobierno, aun siendo la mejor ajedrecista ecuatoriana de la actualidad, ‘ranking’ que tengo desde el año 1992”.

La multifacética del ajedrez

Martha, en su condición de multifacética ha tenido la oportunidad de disfrutar de su pasión, el ajedrez, desde varios campos, tres para ser preciso, pues lo ha jugado y lo ha dirigido en dos ámbitos distintos, pues ha sido entrenadora y dirigente. Como entrenadora, dirigió a la selección olímpica juvenil italiana, cargo que tuvo que dejar en 2017. Como directiva ha sido en dos oportunidades, vicepresidenta de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), cargo que mantiene actualmente y que está en vigencia hasta 2022.

Su carrera directiva se inició hace once años, cuando en 2008 fue secretaria, primero y vicepresidenta, después de la Comisión Mundial de la Mujer de la FIDE, entidad que se dedica a fomentar y a promocionar el ajedrez femenino en todo el mundo, mediante proyectos como seminarios de capacitación a nivel de entrenamiento, a nivel de arbitraje, organización de eventos internacionales, creación de planes de Alto Rendimiento para las mejores deportistas de Latinoamérica, Europa, Asia, entre otros.  En ese cargo, hubo un proyecto que la llenó por completo, es el denominado  Rumbo a la Gran Maestría, “que es un proyecto en que se benefician las mejores jugadoras de todo el continente con un entrenamiento que dura un año, a través clases gratuitas de internet con un Gran Maestro (GM). En muchos países no hay dinero para solventar el gasto para un entrenador. Es un costo muy grande contratar a un GM por hora. Además incluye un tour de torneos internacionales en Europa, también con todo pagado. Durante cuatro meses se elige a las más dedicadas y se les hace ese tour. Se descansa un mes, luego se retoma el proceso y vuelven a competir en máximo cuatro torneos. Es un proyecto completo porque contiene práctica, estudio y competencia. Muchas ecuatorianas se beneficiaron de este proyecto también. Eso se seguirá implementando y en Ecuador también estamos evaluando para hacer ese mismo proyecto a nivel nacional, así como traer más torneos femeninos. Es importante que el ajedrez femenino tenga mejores condiciones y más oportunidades”.

Fue justamente esa labor, la que hizo que sea considerada por el ajedrecista, militar, político  y expresidente de su país, Kirsan Kirsan Ilyumzhinov, nacido en Kalkumia, una de las 21 repúblicas de Rusia, quien dirigió la Fide por 23 años, (1995-2018) para que sea su binomio en su último periodo (2014-2018), en una elección ganada por votaciones en un proceso electoral, realizado en el congreso ordinario de la federación internacional que se realizó en Tromso, Noruega, el 11 de agosto de 2014, en el que vencieron a un referente del ajedrez mundial, el excampeón del mundo de 1985 al 2000, Garry Kasparov, a quien superaron con 110 votos a favor frente a 61.

Su gran labor en ese cargo, hizo que en 2018, nuevamente fuera considerada por la dirigencia internacional para continuar en esas funciones, pues en las elecciones para vicepresidente que se realizan al día siguiente de la del presidente, no se necesita estar en un grupo o binomio para ser electo, sino que la elección se da de acuerdo a los votos de los delegados presentes y Martha contó con los 98 votos a favor. Así hoy es la vicepresidenta del funcionario público y economista, ruso Arkady Dvorkovich, quien ganó las elecciones desarrolladas el 4 de octubre de 2018, en el marco de la 43ª Olimpiadas Mundiales en Batumi, Georgia, en la que venció a Georgios Makropoulos con 103 votos frente a 78, después de que otro candidato, el inglés Nigel Short retirara su candidatura en el último momento y brindara su apoyo al ganador.

“Fue muy emocionante para mí ese triunfo, pues después de que dieron los resultaron, los delegados se pararon, me felicitaron, me abrazaron con mucho cariño y confianza eso me llenó bastante de alegría. Inclusive el mismo presidente Dvorkovich, se acercó a decirme que estaba muy contento que haya ganado por votación la vicepresidencia y que vamos a trabajar juntos en equipoLa reelección fue bastante importante, ya que recibí el voto de 98 delegados de diferentes países, lo cual significa que es un reconocimiento y un apoyo a lo realizado por mí en la Institución en los cuatro años anteriores, lo cual me da la confianza para el trabajo que voy a desarrollar en los próximos cuatro años. Estoy muy agradecida de ese apoyo que me han dado, pues me da  la oportunidad de seguir aportando al desarrollo del ajedrez a nivel mundial. Además, me emociona que en la dirigencia más importante a nivel mundial como es la FIDE, esté también presente Ecuador, eso es un punto importante. Ecuador es un país presente a nivel internacional en cuanto a competencias y después de esta vicepresidencia es muy importante lo logrado, pues al estar presente en el organismo más importante del ajedrez mundial, puede de esa forma el país tener acceso a conocer de más cerca las comisiones, todos los apoyos y proyectos que da FIDE. Este cargo lo asumo y lo tomo con mucha responsabilidad y alegría, Hoy estoy enfocada en general en todo el ajedrez, pero más en el ajedrez femenino del continente, apoyando a nuestro país, viendo la mejor forma de seguir masificando”.

En el desempeño de su cargo internacional, siempre ha buscado beneficios para su Ecuador querido. Así, consiguió en 2018, junto con Emilio Bastidas, presidente de la Federación Ecuatoriana de Ajedrez, que el país sea sede de cuatro importantes eventos internacionales, dos ya realizados este año (2019), el Sudamericano de la Juventud, en abril y el Panamericano de la Juventud, en julio y dos por realizar en 2020: el Continental Femenino, en noviembre y el Sudamericano Juvenil, en diciembre. Además es una convencida de la necesidad de masificar el deporte “Creo muy necesario presentar un proyecto de ajedrez en las escuelas y apoyar a la FEDA para poder entrar al pensum escolar, de esa forma se masificará y se harán más eventos. Desde años pasados hemos sido sede de campeonatos importantísimos a nivel americano, lo que ha permitido a nuestros jugadores tener la oportunidad de conseguir experiencia y títulos, y también se ayudara al turismo en Ecuador, porque llegan entre 900 o 1000 jugadores, más entrenadores y padres, por un periodo de más de 10 días, lo cual genera ingreso de divisas”.

Esa dualidad de ser deportista y dirigente, genera una duda obvia, que no se puede dejar de absolver. ¿Cómo se lleva es dualidad, no es acaso ser juez y parte? “Cuando me ofrecieron que integre el  equipo de Kirsan, para asumir el cargo de vicepresidente de la Fide, pregunté si podía seguir compitiendo, porque lo mío es la competencia y me encontraba en un nivel bastante alto, era y soy la número uno en el ranking femenino ecuatoriano. Me manifestaron que no habría problema. Amo competir, quiero seguir y sé que puedo darle mucho más a mi país, sin que esto interfiera en la labor directiva”

La funcionaria pública

Martha, en su interés por servir al país y a la sociedad, ha ingresado al mundo de la política en la que ha desempeñado cargos en la función pública. Así fue jefa zonal del Ministerio del Deporte, en Guayaquil entre el 10 de febrero de 2015 al inicios de 2016, en que renunció a su cargo.  Fue una época especial que me permitió trabajar a favor de lo que más amo: el deporte. Siempre que tomé decisiones puse por adelante el bienestar de los deportistas. Mi objetivo siempre fue trabajar por el deporte y encaminarlo a un mejor nivel. Fue un reto que tomé con mucha responsabilidad y con muchas ganas de trabajar por los deportistas de la zona y por ende por los deportistas del país. Yo siendo deportista entiendo las necesidades de los atletas y por eso justamente acepté ese desafío en la que ofrecí una coordinación totalmente de puertas abiertas”.

Actualmente, Martha ejerce funciones diplomáticas, pues  es cónsul de Ecuador en Génova (Italia). “Ahora, en mi nueva etapa como cónsul, tengo la posibilidad de servir y ayudar a mis compatriotas. He podido promover el deporte entre nuestros connacionales, Creé la primera Poli Sportiva (grupo de deportes con fines sociales) en Italia e hicimos un proyecto lindo con jóvenes ecuatorianos universitarios que aprendieron ajedrez y luego fueron a enseñarlo a cárceles, escuelas y hasta a la Policía. Como deportista mi amor eterno es el ajedrez”.

La partida tiene que terminar, no se puede quedar en tablas y como en este juego debe haber un ganador, quien lo logró es ella.

FUENTE

Go to top