JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

YANIET ENTRE INSOMNIOS

Las horas pasan y Yaniet Marrero no logra conciliar el sueño. Son las cuatro y media de la madrugada en Teherán, capital iraní, y acaba de ofrecerme una pequeña entrevista vía digital sobre su desempeño en el actual Campeonato Mundial femenino de ajedrez que ve acciones en ese país. Aunque su paso fue efímero, tras no poder avanzar a la segunda fase, hay que ser justos y decir que el sorteo se mostró agresivo con ella, al situarle como primer rival a la búlgara Antoaneta Stefanova (2512), reina en 2004.

«Jugar un campeonato mundial es una gran experiencia porque aquí vienen casi todas las mejores jugadoras del orbe y es una buena oportunidad para medirnos. Yo viajé con la expectativa de tener buenas partidas, pero la realidad fue otra, pues creo que influyó un poco la diferencia de más de ocho horas, que me ha mantenido casi todas las jornadas sin poder dormir en la madrugada. Eso a las ajedrecistas de Latinoamérica nos afecta», explica la jugadora con coeficiente Elo de 2255.

Sobre los dos encuentros que enfrentó ante la europea, declaró que en el primero jugó algo nuevo y en un momento hizo algunas jugadas inapropiadas que su rival aprovechó, mientras que en el segundo cotejo llegaron a una posición igualada y ante su sed de triunfo, negó la oferta de Stefanova de pactar el armisticio, lo que le costó la partida.

La tunera de 33 años aseguró que hizo todo lo posible por conseguir el match, pero reconoció la indiscutible calidad de su contraria y lo aprendido en ese duelo. «Tener una gran jugadora delante es un reto para hacerlo bien, lástima que no jugué mi mejor ajedrez, pero gané la experiencia para hacerlo de manera superior en enfrentamientos ante contrarias de nivel».

En cuanto a la controvertida obligación de que las 63 jugadoras participantes tuvieron que usar el hiyab, Marrero expresó que «el ajedrez femenino no tiene mucho patrocinio y la Federación Iraní está promoviendo este deporte, prohibido en determinado momento. Aunque no es correcto que el uso de esta prenda haya sido forzado, también es un apoyo de nuestra parte a las trebejistas de aquí».

Aunque a ella el sueño no la estaba acosando, a mí ya me empezaba a hacer estragos y por eso le jugué mi última movida, que me respondió al instante: «Este Mundial lo puede ganar la china Wenjun Ju».

FUENTE

Go to top