JSN Pixel - шаблон joomla Создание сайтов

LA SUERTE EN EL AJEDREZ

l ruso Ian Nepomniachtchi, de 29 años, lidera con autoridad el torneo de Candidatos, después de seis rondas. Es uno de los jugadores con pocas ganas de jugar, pese a todo, en un ambiente enrarecido por el coronavirus. Nepo confesó después de la partida que estaba un poco impaciente por terminar pronto, aunque no fue tan explícito como su compatriota Alexander Grischuk, quien ayer pidió la suspensión total. Para los foráneos Anish Giri (Holanda) y Fabiano Caruana (Estados Unidos), la mayor preocupación es cómo volverán a casa. «Espero que la FIDE flete un vuelo privado que nos vaya dejando en cada país», declaró este último. Wang Hao ha declarado que «no es decente» seguir jugando. 

Con el coronavirus más presente que el ajedrez en las conversaciones, en cuanto un jugador parece más cansado de lo habitual los rumores también se disparan, aunque de momento nadie ha dado positivo. Nepo contó que había pasado con éxito dos pruebas, pese a lo cual no parecía demasiado tranquilo y tosía mucho. Da miedo imaginar cómo se sentirán los jugadores no rusos.


Cuatro del torneo de Candidatos, después de seis partidas

En los tableros, Nepo está siendo el más fiable y afortunado. Si el pelotón se descuida, costará alcanzarlo. En las dos últimas jornadas se ha merendado de forma consecutiva a los dos representantes chinos. Le «bastó» no cometer errores y aprovechar un despiste de cada uno. El ajedrez es realmente fácil… en sus manos. Lleva tres victorias, mientras el resto de jugadores juntos solo acumulan cuatro. Está cada vez más cerca de ser el número 3 del mundo, a costa del alicaído Ding Liren.

Por otro lado, remontar con tanta igualdad es una tarea ardua. Solo ha habido una partida decisiva más en las últimas tres rondas, la victoria agónica de Giri sobre Kirill Alekseenko, quien hizo lo más difícil en un final inferior para terminar regalando el punto que ya acariciaba. El mérito del holandés está fuera de toda duda y aplazará un poco los chistes sobre su propensión a las tablas. Lo cierto es que después de perder el primer día, su remontada es más que respetable.


Grischuk piensa mientras Caruana pasea. Fue una de las mejores partidas de la última jornada, aunque terminó en tablas. Foto: FIDE

Después la partida Caruana-Grischuk, unas tablas muy luchadas, los grandes maestros hablaron del azar en el ajedrez. El ruso es además un destacado jugador de póker, por cierto, algo que recordó con algo de sorna Yannick Pelletier. En opinión del suizo, las declaraciones de Alexander Grischuk sobre su deseo de que se suspenda el torneo son «un farol» para confundir a sus adversarios «o incluso meterles el miedo en el cuerpo». «Es parte del juego», remató el gran maestro, sin saber que el ruso confesaría en la rueda de prensa que en la última partida le ayudó la suerte.

 «Sasha», en efecto, omitió algunas jugadas de su rival y se sintió al borde de la derrota, pero entonces descubrió que «en cada situación tenía la jugada exacta, todo el rato jugadas únicas». Preguntado por el entrevistador oficial del torneo, añadió que la suerte en ajedrez consiste precisamente en eso: «No calculas nada, pero todo funciona a tu favor»

Fabiano Caruana, por su parte, destacó el éxito de su novedad, una más, y coincidió en la importancia (ocasional) del azar en el ajedrez: «A veces no ves algo y eso te ayuda, incluso si se trataba de un detalle importante. Resulta que no pasa nada con tu posición. Esta no empeora la posición e incluso esa omisión te ayuda». Pura chamba. 


Maxime Vachier-Lagrave, segundo clasificado. Foto: FIDE

Otro que tuvo suerte fue el francés Maxime Vachier-Lagrave contra Wang Hao. «Nunca me sentí seguro», admitió Maxime. «Me he dejado muchas cosas hoy. He tenido suerte de hacer tablas. No puedo estar feliz con la partida». Además de jugar bien, el gran maestro chino tiene un gran repertorio de gestos, que amplió cuando le preguntaron si cambiaría algo de su pasado: «Probablemente no empezaría una carrera ajedrecística»«, declaró. «Haría algo relacionado con el mercado financiero». Wang también expresó su felicidad por el apoyo de sus compatriotas. Más de un millón siguen el torneo en directo.

FUENTE

Go to top