La pequeña ajedrecista boliviana Nicole Mollo no pudo con la rusa Diana Preobrazhenskaya y perdió este sábado 2-0 en los octavos de final del Campeonato Mundial Infanto Juvenil Online, resultado que si bien la dejó “triste”, también le hizo sentirse “orgullosa”, pues sus deseos de ser campeona del mundo aún se mantienen firmes.

Con el uso de la aplicación Tornelo, Mollo se enfrentó a Preobrazhenskaya en dos rondas de 15 minutos más 10 segundos cada una en las que si bien mostró un buen desempeño los pequeños errores que cometió hicieron que la europea que se quede con ambas partidas y por ende venza la fase.

“Me siento triste por lo que perdí, pero igual estoy orgullosa por lo que hice, ya que fui la única de Bolivia que se clasificó a esta fase del Mundial”, dijo la niña prodigio de nueve años, campeona sudamericana y panamericana en Sub-8.

Deseo firme

Agregó que “aún tengo mi sueño de ser campeona del mundo. Estoy muy feliz por lo que hice, ya que hasta el momento participé en dos mundiales, uno presencial (en 2019 terminó decimocuarta en China) y otro online”.

Su padre Osmar igual se mostró muy feliz por lo que hizo Nicole. “Para mí cerramos con broche de oro este año, ya que fue la única de 10 ajedrecistas bolivianos que se clasificó a los octavos de final, es Top-16 del mundo y eso nos deja muy orgullosos a toda la familia”.

Asimismo agradeció “el apoyo que nos brindaron su tío Jhoan Mollo (Maestro Fide) y el profesor Dante Soto, además de la Unidad Educativa Saco Oliveros, que la becó por sus logros en el ajedrez, y el Gran Maestro Julio Granda”.

Este año toda la familia se fue a vivir a Lima, por el trabajo de Osmar y la capital peruana los acogió de buena manera, en especial a Nicole, quien las últimas semanas se entrenó arduamente para el Mundial.

“Mi hija ahora tendrá un merecido descanso de por lo menos cuatro días para luego volver a los entrenamientos. Para este año no veo que haya más competencia y ya veremos lo que pase en 2021 por la pandemia”, acotó su padre.