REGRESO TRIUNFAL DESDE LAS ESTEPAS SIBERIANAS: ALAN PICHOT, 5°EN EL MUNDIAL SUB20

Mas de 16.000 Km y casi 27 horas de vuelo separan a Buenos Aires de Khanty Mansiysk, un punto geográfico ubicado entre siete colinas en la estepa siberiana, capital de la provincia de Ugra, y distante a dos horas de avión desde Moscú. Allí, desde el 1° de septiembre y hasta hoy se desarrolló el Campeonato Mundial de ajedrez Sub20, que consagró al ruso Mikhail Antipov, con 10 puntos después de trece jornadas, y donde el argentino Alan Pichot, de 17 años, compartió el 5° puesto (finalizó 14° en la tabla general), junto diez jugadores, con 8 puntos.

El certamen, la principal competencia individual juvenil en el calendario de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, según sus siglas francesas), se disputó en los salones de la Academia de Ajedrez de Ugra, con 62 participantes de 33 naciones.

"El balance fue positivo; me vuelvo contento. Sin dudas, fue el torneo con los rivales más fuertes que enfrenté en mi vida; superó todo lo imaginado. Creo que cumplí con el objetivo de recoger experiencia, por eso, ahora sólo quiero llegar a mi casa para descansar y empezar a prepararme para el campeonato argentino superior que arranca en dos semanas", dijo Pichot a canchallena.com previo a su regreso a Buenos Aires.

"Apostamos a un planteo agresivo desde la apertura porque había que ganar para acercarnos lo más posible a la preclasificación (N°11), y afortunadamente todo salió bien" contó el campeón argentino Rubén Felgaer, el entrenador de Alan en Siberia. Y sobre el futuro de la mayor promesa del ajedrez vernáculo, opinó: "En uno o dos años más él podrá aspirar tranquilamente al título mundial de la categoría; acá dio ventaja de tres años de edad con sus rivales. La idea siempre fue la de ganar experiencia porque aquí había jugadores que tenían una mejor preparación -si se trabaja, esa diferencia se puede eliminar- y por ser europeos contaban con más roce internacional".

Fue la tercera vez que Alan disputa un Mundial. Anteriormente, jugó en Vietnam (2008) en la categoría Sub 10, donde finalizó 3°, y en la categoría Sub16 en Sudáfrica (2014), que se consagró campeón. Pero tanto en aquellas como en ésta oportunidad, su participación fue producto de la ingeniería solidaria de la amistad.

"No me dieron ni apoyo, ni respuesta desde el Enard para jugar el Mundial Sub 20" había contado el prodigio del ajedrez argentino a canchallena.com antes del viaje.

Por ello, un grupo de particulares y empresarios reunieron el monto para que Pichot pudiera viajar a Siberia acompañado por su entrenador.

Si bien Khanty Mansiysk, un territorio de 338 Km2 con 76 mil habitantes y temperaturas que oscilan los -20° y -25°, y con picos de hasta los 40° bajo cero, se la reconoce como el centro mundial para la práctica de esquí y cuenta con una liga profesional de hockey, el ajedrez y el peso de su valor cultural no pasó inadvertido para sus autoridades: su enseñanza forma parte en los planes de estudio en las escuelas, sus profesores dictan clases por Internet, y la capital Ugra fue anfitriona de grandes competencias; entre ellas, sobresalió la organización de la Olimpíada de Ajedrez de 2010, que convocó a 3000 ajedrecistas de 140 países.

FUENTE